Nace la Alianza contra los Bulos en vacunas

Una de las principales amenazas contra la vacunación es la desinformación que circula en redes sociales. En la actualidad, los bulos generados por grupos de negacionistas y reticentes a las vacunas no paran de aumentar en redes sociales, siendo necesaria una acción coordinada frente a ellos. Con dicho fin ha nacido la Alianza contra los Bulos en Vacunas. Diversas organizaciones sanitarias se han unido para contribuir a la información veraz sobre vacunas y frenar la desinformación sobre las mismas. Para lograr dicho objetivo, recurrirán a campañas de concienciación, formación en habilidades de comunicación a profesionales sanitarios, herramientas de consulta y sistemas de monitorización.

Las organizaciones que forman inicialmente la Alianza son el Instituto #SaludsinBulos, la Asociación Española de Vacunología, la Asociación de Enfermería Comunitaria, la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas, el Consejo General de Colegios Farmacéuticos, la Escuela de Pacientes de Andalucía, el Instituto Balmis de Vacunas y la Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria, y se espera que se sumen otras entidades en fechas próximas.

Para José Antonio Forcada, co-portavoz científico de la Alianza, “esta colaboración entre entidades implicadas en información veraz sobre vacunas es inédita en todo el mundo. Nos une un interés común y una preocupación general y desinteresada ante la información negacionista. Confiamos en aglutinar a nuevas organizaciones pronto y contar con el apoyo de todo el sector sanitario para lograr nuestros objetivos”.

Según un estudio reciente del Imperial College y la London School of Hygiene and Tropical Medicine, publicado en Nature Human Behaviour(1), la principal consecuencia de los bulos sobre las vacunas de COVID19 son menores coberturas vacunales. Los investigadores observaron que, cuando se sometía a la población a bulos sobre vacunas, el deseo de vacunarse para protegerse se reducía en 6,2 puntos porcentuales en el Reino Unido y 6,4 en Estados Unidos. También disminuía el interés por vacunarse para proteger a otros.

Además, tras exponer a los encuestados a bulos de vacunas sobre la COVID-19, una cuarta parte aseguró que estaba de acuerdo con parte de los contenidos falsos o los consideró confiables. Este estudio también demuestra que los bulos más peligrosos sobre las vacunas sonlos que usan imágenes o enlaces que den sensación de que el contenido viene avalado por expertos en la materia.

Los principios de la Alianza

– Los bulos sobre vacunas ponen en peligro la salud de la población y, en especial, a los más vulnerables.

– Cuando una persona deja de vacunarse porque cree que las vacunas son nocivas no sólo se expone a un microorganismo que puede ser mortal, sino que pone en riesgo al resto de la comunidad.

– La eficacia y seguridad de las vacunas no están basadas en creencias sino en ciencia. Todas las vacunas disponibles han pasado las evaluaciones de las autoridades sanitarias y han tenido que demostrar que son seguras y funcionan.

– La difusión de bulos sobre las vacunas es un acto repudiable e irresponsable. Basta que una sola persona se crea el bulo y no se vacune o no vacune a sus hijos para causar un daño irreparable.

– Las redes sociales y las apps de mensajería instantánea pueden multiplicar el alcance de un bulo y su daño, por lo que cualquier distorsión de la realidad puede equivaler a un efecto dominó cuyas consecuencias finales son impredecibles.

– El humor es un arma de doble filo sobre las vacunas frente a la COVID19. Si bien puede ayudar a desmontar los argumentos de las personas reticentes a las vacunas, también puede contribuir a crear un estado de opinión contra ellas. Por eso, la responsabilidad a la hora de difundir bulos se extiende a los memes.

– Se necesitan campañas de concienciación sobre los bulos en vacunas que apelen a la responsabilidad individual y que lleguen a todos los colectivos implicados.

– Los profesionales sanitarios tienen una labor fundamental a la hora de difundir información veraz sobre vacunas y contribuir a la confianza de la población en ellas, tanto en su contacto directo con el paciente como en redes sociales.

– La educación sobre los beneficios de las vacunas debe iniciarse desde edades tempranas. Un ciudadano formado en salud contribuye a una sociedad más sana.

– La tecnología debe contribuir a combatir los bulos en vacunas y la creciente amenaza que suponen los bots creados por grupos antivacunas y gobiernos autoritarios cuyo fin es desestabilizar democracias.

Measuring the impact of COVID-19 vaccinemisinformation on vaccinationintent in the UK and USA

SahilLoomba, Alexandre de Figueiredo, Simon J. Piatek, Kristen de Graaf & Heidi J. Larson

Nature Human Behaviour, Fabruary 2021

https://www.nature.com/articles/s41562-021-01056-1

Relacionados

El snack de Productos Monti para acompañar las tardes de verano

Si alguien sabe complacer los paladares más finos de los amantes de los snacks es…

Barahona del Val Abogados: “El nuevo Reglamento de Verticales supone novedades en la distribución exclusiva”

La Comisión Europea adoptaba, el pasado 10 de mayo, el nuevo Reglamento de Verticales 2022/720….

Conectar empresas y alumnos en la FP imprescindible para generar actitud emprendedora

Que el interés por la FP no haya hecho más que crecer es un hecho….

Ucrania elige aplicar el Método Arcón, por su máxima efectividad, para salvar más vidas tras los bombardeos

El objetivo vitalmente excepcional de la citada formación especializada, extremadamente prioritario, urgente e importante, reside…

¿Playa, montaña o ciudad? WalkinPitas ha diseñado modelos que se adaptan a cualquier plan estival

¿Playa, montaña o ciudad para las vacaciones estivales? Son muchos los que se decantan por…

Importante crecimiento en el porcentaje de españoles que deciden viajar este verano

Es destacable, además, un incremento en los destinos extranjeros, siendo Europa el más elegido (24,4%),…